22 enero 2008

Margarita se llama mi amor

Tiraré de fondo de armario.

M. y R. se casaron hará ya tres o cuatro años. M. era cuarentón largo el día de la boda. R. acababa de entrar en la treintena. M. es natural del secarral manchego y profundamente enraizado en el mismo. R. es natural de la Nigeria profunda y tiene el color de los nigerianos profundos. M. cogió un mes de octubre y se fue de vacaciones a Tenerife una semana el sólo. Cuando volvió, sus amigachos le preguntaron todo tipo de guarradas y él respondió que había triunfado plenamente y que había conocido a una chica que bueno, que vale, que tal vez. Sus amigachos en ese momento se comportaron como hotentotes y celebraron el triunfo del gran M. con danzas tribales, golpes en el pecho y trasegando líquido con gran cantidad de radicales OH en su contenido.

El treinta y uno de diciembre, fecha complicada de olvidar, R. se personó en el secarral invitada por M. R. era la chica que bueno, que vale, que tal vez. Conmoción en las Gaunas. Terremoto en la Condomina. Marejada con tendencia a fuerte marejada en el Carlos Tartiere. Los amigachos empezaron a murmurar. Aquello no estaba claro. Aquello empezaba a oler a chamusquina. ¿Quién era R.? ¿Qué era R.? ¿Por qué estaba allí?

Los meses corrieron. R. cada vez pasaba temporadas más largas en el secarral, hasta que decidió pasar una sola temporada de duración ilimitada. M. estaba feliz. Tenía una sonrisa permanente, un hilo de babilla que colgaba de su comisura y se estaba quedando en los huesos. Sus amigos estaban muy preocupados. Los gastos de M. se dispararon. M. enviaba frecuentemente cantidades al África negra. R. no hablaba ni una palabra de español. Los amigos se pasaban el día murmurando. No había otro tema de conversación. Grandes dudas surgían, dudas fácilmente imaginables basadas en el desconocimiento y en la desconfianza. R. no tenía papeles. R. ¿quién era R.? ¿De verdad quería a M. o sólo pretendía utilizarlo?

Aquel verano M. anunció que se casaba. Fuerte marejada tendiendo a temporal en Altabix. El acabose. Los amigos, tras gran número de reuniones clandestinas, se conjuraron y trataron de hablar con M. para ponerle el cascabel al gato y transmitirle sus dudas. Fueron mandados a esparragar junto con una bonita invitación de boda para el mes de octubre.

Como R. chapurreaba algo de inglés, a la hora de ir a hablar la pareja con el cura para manifestar sus intenciones se llevaron a su amigo Z., gran dominador del inglés en su vertiente más carpetovetónica, con gran sonoridad en jotas, erres y zetas, como intérprete. Allí se sentaron delante del cura, párroco muchos años de la villa y al que le faltaban semanas para jubilarse, hombre que preguntó lo obvio y que no paraba de murmurar –ahora sí que lo he visto todo. Ahora sí que me puedo jubilar tranquilo. No puso impedimento a la boda a pesar de que R. no sabía si el Papa de Roma jugaba de lateral derecho en el Inter, o si, por el contrario, era una marca de crecepelo. No es que M. tuviese muy claro quien era Jesús de Nazaret pero, bueno, Agnus Dei qui tollis pecata mundi, ego te absolvo y hala, de boda.

Pasó la boda, que fue un festorro de mucho cuidado, con tres despedidas de soltero, tres, a cual mejor y los amigos se sentaron a la puerta esperando que todas sus predicciones y malos pensamientos se fueran cumpliendo para poder decir cargados de razón aquello de -¿ves? Si yo ya te lo dije. Si yo ya lo veía venir. Si estaba clarísimo.

Pero pasaron los días.

Y no.

Pasaron los meses y tampoco.

Pasaron los años y tampoco.

Aparecieron un día dos adolescentes del color de los nigerianos profundos y se instalaron en el secarral. Eran los hijos de R. Después de infinidad de trámites y sobornos habían conseguido traérselos. M. los ha prohijado. Son una familia. M. y R. son felices. Sus amigos, después de habérsela envainado y de haber pedido mil veces perdón también son felices.

Y comieron perdices. Escabechadas. Muy ricas. Y con alubias tampoco están mal.

11 comentarios:

3'14 dijo...

¿Y qué si era interés? Todo se reduce a una intención de intereses comunes. Pactos, acuerdos, e incluso a veces amor. Que el origen de una relación se fundalice en el amor no hace que sea mejor que otras. Me gustaría ver a los amigos de M. y sus relaciones. Y lo de ser felices pues....... mientras dure lo que dure. Y ahora si digo Amén y todas las hostias.

Sett dijo...

Bueno,pues que bien que M y R hayan sido felices.Todo sabe mejor si lleva mayonesa,y en este caso la mayonesa es el haber mandado a freir esparragos a los amigotes cuando le aconsejaron no fiarse de esa muchacha.

Las historias de siempre se hacen más fuertes cuando se cumplen,y el caso de que si te traes a una extrangera de un pais tercermundista para que sea tu mujer solo quiere la nacionalidad es una de ellas,como cuando un vecino si tiene pasta y no se le ve currar mucho es que anda en la droga....pero a veces como en este caso el hacer lo que se piensa y seguir aquello en lo que crees trae recompensas.

Saludos,Zar.

Sett dijo...

Bueno,pues que bien que M y R hayan sido felices.Todo sabe mejor si lleva mayonesa,y en este caso la mayonesa es el haber mandado a freir esparragos a los amigotes cuando le aconsejaron no fiarse de esa muchacha.

Las historias de siempre se hacen más fuertes cuando se cumplen,y el caso de que si te traes a una extrangera de un pais tercermundista para que sea tu mujer solo quiere la nacionalidad es una de ellas,como cuando un vecino si tiene pasta y no se le ve currar mucho es que anda en la droga....pero a veces como en este caso el hacer lo que se piensa y seguir aquello en lo que crees trae recompensas.

Saludos,Zar.

SisterBoy dijo...

Yo todos los días veo matrimonios hermosamentes distintos: una rusa y un rumano, un ecuatorioano y una polaca, un nigeriano y una filipina....en fin como cantaba el Puma en Pavo Real (y lamento no tener una referencia de más postín)

Zar Polosco dijo...

Bueno, los temores de los amigos de M. resultaron infundados, pero no lo veían claro y mostraron su preocupación. No creo que eso sea malo. Ahora ven a M. contento y ellos están contentos. Si M. hubiese sido estafado ellos estarían descontentos.

En las relaciones de los amigos de M. hay como en botica.

No te disculpes por mentar el Pavo real. Es una de las canciones fetiche de este blog, mal que le pese a la Torrija, que no lee los comentarios.

Apolonio-de-Rodas dijo...

Si es que somos mal pensados, no podemos evitarlo. Te lo digo por experiencia...
Un beso

elbé dijo...

Me gusta la aclaración que haces en el comentario al comentario de Sisterboy. Los amigos están para decirle a uno cuándo la está cagando y, claro, para no hacerles ni puto caso sin que pase nada.

Toupeiro dijo...

¡Que ricas las alubias!

No te olvides de felicitar a tu amigo Zósimo.

Arual dijo...

Genial historia que rompe espectativas, aunque he de reconocer que conozco pocos M. y R. la verdad!

g. dijo...

Me encantó tu historia, hermosa.

Apolonio-de-Rodas dijo...

Hola, como a mi también me enseñaron a ser educada y contestar siempre, aqui te dejo mi respuesta, en una entrada antigua tal y como me pides.
Siento lo que te a ocurrido, pero bueno por lo menos te han dado otra oportunidad, que siempre (aunque sea una putada) es de agradecer, y mas cuando hay nanos de por medio....
De todas formas espero leer tus post cuando puedas escribirlos (siempre desde casa), y ya sabes donde estamos.
Un beso y espero tus comentarios...